miércoles, 22 de febrero de 2017

Una historia en el río Volga

El río Volga es un río caudaloso. Sus aguas se llevan todo lo  que osa ponerse en su camino durante su extenso recorrido, hasta las vidas de las personas que tienen el valor de desafiarlo durante su extenso recorrido. Como se llevó a uno de mis antepasados que intentó huir para escapar de la persecución rusa durante la gestación de la revolución que cambiaría la historia del gran imperio zarista. Él murió ahogado mientras alentaba a sus descendientes a seguir adelante. Para que salieran de aquella tierra que de pronto se había vuelto hostil y ajena. Esa tierra dónde hasta ayer se levantaban sus aldeas, sus  hogares y florecían sus sueños en inmensos campos de trigales


domingo, 19 de febrero de 2017

Los Amigos Musiqueros - A Todo Ritmo '2016'

Excelente materail de los amigos musiqueros con temas ineditos y todos los estilos. Cuytos integrates son Daniel Schonhals Techados y voz, Emiliano Eberhardt 2da. acordeon y Jorge E. Patt en voz y acordeon
Album: A Todo Ritmo.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 40.9 Mb.
Caratulas: Frontal y trasera
Año: 2016
Sonido: Excelente.
01- Detras de la luna.
02- El Tractorcito de Don Elio.
03- El abuelo y la Abuelo.
04- La pobreza.
05- Amor eterno
06- Entre amigos y chamame - Acordeon Tuya Pora.
07- El aparato.
08- Polka para Don Carlos.
09- Te mentí.
10- Para ti.
11- Polka tradicional.
12- Recordando a los Abuelos.
13- Vuelve junto a mi
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Historia de un inmigrante

Luego de aproximadamente un mes de viaje, cruzando el inmenso océano Atlántico, soportando tormentas y tempestades y malos tratos de la tripulación, Joseph Melchior descendió del barco, en Buenos Aires, acompañado de su esposa, Dorotea Simon, y sus hijos. Un lugar nuevo y extraño. Un idioma totalmente ajeno. Un puerto que bullía de extranjeros que llegaban escapando del hambre, de la miseria, de las guerras, de las persecuciones raciales y de los prejuicios sociales. Un universo de personas de todas las razas, creencias e ideologías. Un mundo de gente buscando la tierra prometida.
En el bolsillo del saco llevaba las cartas que había intercambiado con familiares que llegaron al país unos años antes como avanzada, fundando colonias y aldeas en la inmensa pampa indómita.  En ellas estaban grabadas para siempre las palabras que viajaron por meses llevando y trayendo noticias. Desde el Volga, acontecimientos cada vez más tristes, más dolorosos y más traumáticos. Desde la Argentina, sucesos cada vez más prometedores y llenos de esperanza.



Solo Joseph Melchior y su familia saben lo que les costó llegar a la estación de trenes de Constitución y obtener sus pasajes, hablando solamente alemán y arrastrando los grandes baúles de madera en los que llevaban todas sus pertenencias. Buenos Aires era una ciudad descomunal para ellos que estaban acostumbrados a vivir en las pequeñas aldeas del Volga. Les producía vértigo moverse entre tantas personas yendo y viniendo desde todos lados y hacia todas partes y ver obras de infraestructura gigantescas jamás imaginadas desarrollándose por doquiera.
Pero llegaron a la estación, compraron los pasajes con dinero que les habían enviado desde la Argentina, y ascendieron al tren. Desde Constitución viajaron varias horas, deteniéndose brevemente en poblados que apenas habían nacido hacía unos años y cruzando hectáreas y hectáreas de campo en los que solamente se veía inmensidad, trigo, vacas y horizonte. Cada vez menos gente a medida que se alegaban de la gran urbe y cada vez menos civilización. Era claro para ellos que todo estaba por hacerse.
Por fin arribaron a destino: Sauce Corto (actualmente ciudad de Coronel Suárez). Los estaban esperando parientes y amigos. Abrazos, alegría y llanto. Todos querían información. Los de aquí querían saber de allá, de los familiares que habían quedado en las aldeas del Volga, y los que llegaban, querían saber de las nuevas colonias que se habían fundado hacía apenas unos años aquí.
Satisfechas momentáneamente las curiosidades, todos ascendieron a los carros, amontonando baúles en los lugares y espacios que encontraron, y partieron rumbo a Kamenka (en el presente pueblo Santa María), donde los esperaban los fundadores de la localidad y una vida nueva.

domingo, 12 de febrero de 2017

Elda y su conjunto - Homenaje a Manija '2006'

En este album homenajeaban a su amigo Manija, el grupo estaba integrado por Reinaldo Schell en acordeon, Jorge Schell en teclado, saxo y voz, Jhoan Gelroth en piano -  Bajo, Emmanuel Jung Bateria, Elda Schell en Voz y acordeon verdulera y Estefania Folmer en voz
Album: Homenaje a Manija.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 29.9 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera
Año: 2006
Sonido: Excelente.  
01- Amigo manija.
02- Fiesta alemana - Adelita.
03- Mexico lindo.
04- Cloni pop.
05- Puentecito la picada - El dominguero - Merceditas
06- Te gastare la piel.
07- La gata.
Descargar

miércoles, 8 de febrero de 2017

Historia de vida de la abuela Clara Weinbender, de 92 años

Sentada a la sombra de una higuera, a pocos metros de la casa dónde reside desde el día en que nació, hace exactamente noventa y dos años, doña Clara Weinbender evoca su pasado. Su mirada recorre la galería, el jardín, el patio y se pierde en la lejanía del fondo, donde se levanta el Nuschnick y se ve el verde de la quinta de verduras. “Aquí jugué a ser mamá con mis amigas y aquí fui mamá de verdad, cuando nació mi primer hijo” –recuerda.
Doña Clara cuenta que de niña tuvo poco tiempo libre para jugar porque en aquellos años todos los niños tenían que ayudar en la casa y en la crianza  de los hermanos, que siempre fueron  muchos. En su caso, trece. Trece hermanos, más ella y sus dos padres: dieciséis personas sentadas alrededor de una mesa para comer.


“Yo empecé a trabajar a los nueve años –revela. A los nueve años mi mamá me mandó a trabajar a casa de una señora que había quedado viuda con un bebé. Yo tenía que cuidar al bebé y lavar la ropa de todos los integrantes de la casa, que eran la viuda, el bebé y tres hijos más. La señora me pagaba un pequeño sueldo, se lo daba a mi mamá, que lo usaba para comprar cosas para alimentar a la familia. Mi mamá  cobró todos mis sueldos en todos los trabajos que tuve mientras permanecí soltera, hasta los veintiún años”.
“A los veintiuno me casé –agrega- y me fui a trabajar al campo, con mi marido. Fueron años duros. Se trabajaba mucho y no se ganaba nada: todo el mundo se aprovechaba de los peones de campo y encima, a las mujeres no se le paga nada, por más que trabajara de igual a igual con el hombre. Yo hice todo tipo de trabajos, cargué bolsas de trigo y ayudé a arar y sembrar. Y tuve ocho hijos. Fueron años muy duros, muy duros –repite doña Clara con un dejo de tristeza en la voz.
“Solamente teníamos permiso para salir del campo cada tres o cuatro meses. Veníamos de visita a la colonia y nos quedábamos aquí, en la casa de mis padres, porque nunca logramos tener nuestra propia vivienda, porque lo que ganábamos  con nuestro trabajo y sacrificio apenas nos alcanzaba para comer y vestirnos” –sostiene.
Y acota: “El resto del tiempo estábamos en el campo, solos, mi marido, mis hijos y yo, trabajando para un patrón que casi no veíamos nunca. Viviendo en un rancho que se caía a pedazos y solamente tenía cocina y una habitación para todos. ¡Pero qué se le va a hacer! ¡No quedaba otra!”.
“Con el tiempo –continúa doña Clara-, yo me vine a casa de mis padres y mi marido se cambió a otro trabajo. Pero siempre de peón rural. Cómo no conseguimos comprarnos una casa, nos quedamos en la casa de mis padres, aquí, dónde nací. Compartíamos la casa de mis padres, una de mis hermanas, con su marido y sus seis hijos, y yo y mi marido y mis hijos, todos juntos”.
“Y la vida fue pasando. También  los sacrificios y los dolores fueron transcurriendo. Mis padres murieron. Mi hermana se mudó a otra ciudad con su familia, buscando mejores condiciones de trabajo y de vida y mis hijos se fueron casando y un día también se me fue mi marido: murió de un ataque al corazón, imprevistamente, durante una fiesta de Navidad, aquí, en esta misma casa. Y me quedé sola. Muy sola. La casa es grande. Solamente uso la cocina y una habitación. ¡Así es la vida! –suspira. “Pero no me quejo: tuve una hermosa familia”.
Doña Clara murió unos meses después de esta entrevista, en la misma casa dónde nació y vivió toda su vida. Sus palabras y sus recuerdos la sobreviven en esta nota.

domingo, 5 de febrero de 2017

Lis Akordeonistas - Arriiiiiibaaa!!! '2015'

Grupo de acordionistas de Urdinarrain, entre rios integrado por Elvio Mohr, Bruno correa, Guillermo Koch, Daniel Mohr, Mauro Weitzel, Renzxo Correa, Miguel Neuwirt, Marilina Baver y Gabriel Chevezky
Album: Arriiiiiibaaa!!!.
Bitrate: 192.
Tamaño del archivo: 57.9 Mb.
Caratulas: Frontaly Trasera
Año: 2015
Sonido: Excelente. 
01- A don Victor.
02- Paseando en carro.
03- Fiesta en Zúrich.
04- Contando estrellas.
05- Gaita Maluca.
06- Zapateando.
07- Inmigrante fest.
08- En Múnich hay una cerveceria.
09- Tiempo alegre.
10- Gertrudis.
11- Las tres Marias.
12- Bella morena.
13- Recuerdo de las colonias
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 1 de febrero de 2017

No recuerdo a mi madre sin hacer nada, siempre estaba trabajando

Mamá nos esperaba al regresar de la escuela con una fuente llena de Kreppel espolvoreados con azúcar y una taza de leche. Eran las cinco de la tarde. Después había que ir a encerrar las vacas para ordeñarlas a la mañana siguiente. En ese trabajo, sentados bajo la intemperie de los crudos inviernos de la pampa, también participaban los niños. Mis hermanos y yo. Éramos seis. De entre siete y quince años. Habíamos nacido uno detrás de otro. Mi madre se pasó la vida embarazada y lavando pañales y ropa de bebé cuando yo era niño. Aparte de eso nunca dejó de trabajar en el campo y en la huerta. No recuerdo a mi madre sentada sin hacer nada. La recuerdo siempre trabajando hasta el último día de su vida. Era el ángel guardián de la familia. Ella nunca estaba enferma. Jamás la oí quejarse por nada. Ni siquiera el día que tuvo el accidente, cuando el carro volcó atropellado por un automóvil al subir a la ruta, en 1959 –recuerda Augusto Schamberger.
Desde ese día nada volvió a ser como antes. Creo que recién ahí papá se dio cuenta cuán necesaria era mi madre para que nuestra familia se mantuviera unida y marchara sin problemas de ningún tipo, desde los referidos a los caracteres de cada uno hasta los económicos. Ella velaba por todo y por todos. Cuidaba de la ropa, del dinero, de la salud, de que todos fuéramos a la escuela y a misa. Nunca nos faltó nada. Ni ropa, que ella misma confeccionaba, ni un plato de comida, por más humilde que fuera –acota.





Cuando murió mi madre mi niñez cambio rotundamente. El poco tiempo que tenía libre para jugar lo tuve que dejar de lado para trabajar. Tenía nueve años. Dejé la escuela y me fui a una estancia a ayudar a un peón que trabajaba de mensual. A mis hermanos les pasó lo mismo. Salvo mi hermana, que tenía dieciséis años, que tuve que quedarse con papá, para cocinarle, lavarle la ropa y hacer los trabajos de la casa. Y lo hizo durante toda su vida. Jamás tuvo novio ni se casó. Siempre estuvo atenta a mi padre. Lo cuidó hasta el día que murió, ya viejito. Y ella quedó sola, en la casa de nuestra niñez –remarca.
Crecí y me hice hombre. Me casé. Lentamente me fui alejando de la colonia, de mi hogar paterno, de mis hermanos. Cada vez nos veíamos menos y hoy hace como veinte años o más que no nos hablamos. El tiempo pasa y uno se va poniendo viejo y no se da cuenta. Y hoy extraño aquellos años de mi infancia, aquellos años que pasé en la colonia, junto a mis padres, a mi mamá y a mi papá, esos dos seres hermosos que me dieron todo lo que soy –concluye Augusto Schamberger con un dejo de llanto en la voz.

domingo, 29 de enero de 2017

Los Nuevos Waigandt - 30 Años Cosechando exitos '2015'

Un 25 de mayo de 1978 nacieron los nuevos waigandt con el legajo de ruben waigandt sigue este grupo con mas de 30 años de trayectoria, este disco conmemorando dicho aniversario con algunos temas nuevos y recopilacion de temas.
Album: 30 Años Cosechando exitos.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 66.9 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera
Año: 2015
Sonido: Excelente. 
01- Apertura.
02- Sombrero de 3 esquinas.
03- Rumbo al sur.
04- El norteño.
05- La Chevecha.
06- Cariño necio.
Recopilacion de temas de 30 años
07- A mi gente.
08- Colorcito de sandia.
09- Voy a gastarte la piel.
10- Me sacaron del tenenpa
11- Morenita linda.
12- Tú condena.
13- Viejita llevame a casa.
14- Diamante.
15- Choriceada en Diamante.
16- Ana Catriñe.
17- Vamos todos a bailar.
18- Casamiento en villa Clara.
19- Bailando el pasito tiroles.
20- Sacando miel sin careta.
21- Polca tradicional.
22- El camion.
23- El tac taca del motor.
24- Punta cayastá.
25- El prisionero.
26- Hablemos corazon.
27- Borrachitos de placer.
28- Y no puedo olvidarte.
29- Felicidad, amor y alegria.
30- Camionero apasionado.
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 25 de enero de 2017

El amor prohibido en tiempos de nuestros abuelos

Le contó a su madre que le gustaba Luis y su madre la retó y le dio un sermón de nunca acabar. “¿Cómo se va fijar en Luis si su padre ya le dijo que dentro de dos años se tiene que casar con Juan? Juan es buen muchacho. Es el hijo del primo José. Un hombre bueno, honesto, trabajador. Y seguramente Juan va a salir igual que el padre” –le dijo su madre aquella tarde de otoño en que María sintió la necesidad de ser sincera con su mamá.


“Y cómo si eso no fuera poco –continuó su madre- Luis ni siquiera es de la colonia. No sabemos quiénes son sus padres y cómo son. Él vino a trabajar acá, al campo, y eso es todo lo que conocemos de él. Puede ser un cualquiera” –manifestó su madre. “La gente de la ciudad no es cómo nosotros. Tiene otras costumbres y no creen en Dios” –agregó. “Además no quiero a alguien como él en la familia” –concluyó.
María se alejó llorando. Caminó con la cabeza baja rumbo al galpón a llorar en soledad. Se sentó sobre unas bolsas de trigo. Junto a ella estaba uno de los perros de la familia, que la miraba llorar en silencio, meneando la cola. María lo acarició en la cabeza. El perro se acostó a sus pies.
Sus padres no le dejaban opción. Y Luis tampoco. Eran ellos o él. Quedarse junto a sus padres, trabajando en el campo y dentro de dos años casarse con Juan o escaparse en la madrugada con Luis e irse a vivir lejos y no volver a verlos nunca más ni a ellos ni a sus hermanos. Esas eran las alternativas y ella debía decidir.
Y decidió: se fugó con Luis. Se casaron a los dos días. Se radicaron en la Capital Federal, dónde él trabajo en una fábrica y ella en una casa de familia. Tuvieron tres hijos, seis nietos y once bisnietos.

domingo, 22 de enero de 2017

Jorge Ratoski - Verano Siempre Vuelve '2013'

Album: Verano Siempre Vuelve.
Bitrate: 192.
Tamaño del archivo: 107.9 Mb.
Caratulas: Frontal
Año: 2013
Sonido: Excelente.
01- Luzmila.
02- Lejana Suiza .
03- Lucero del Alma Mía.
04- Tu Amante o Tu Enemigo.
05- Selección de Polcas.
06- Viejo Naranjal
07- Juan Charrasqueado.
08- Paso del Norte.
09- Cruz de Palo.
10- Potranco.
11- No Me Se Rajar
12- Retorno.
13- Hey .
14- Meine Lieve.
15- Mi Vals.
16- Ojitos Pajaritos.
17- Selección de Polcas 2.
18- A Mi Me Gustan las Chicas
19- Cuando Se Ama .
20- El Verano Siempre Vuelve.
21- Hormiga Colorada .
22- Ella.
23- A Don Mario .
24- Alem, Es Alegría.
25- Tu y Yo
Descargar

miércoles, 18 de enero de 2017

¿Será por eso que fuimos tan felices durante nuestra niñez?

Cae la tarde y las familias de la colonia salen a sentarse en las veredas a tomar fresco y conversar con sus vecinos. Sacan las sillas, el equipo de mate, junto a algún trozo de torta tradicional y semillas de girasol. Y mientras los mayores hablan sobre temas de grandes, los niños jugamos en la calle, a la pelota, a la escondida, al huevo podrido, a la rayuela, a la payana…
 

Más tarde nos conseguimos un frasco limpio y nos abocamos a atrapar bichitos de luz. No hay televisores ni computadoras, celulares ni Internet. Tampoco tenemos deseos desmesurados de poseer juguetes imposibles de comprar por parte de nuestros queridos padres, humildes trabajadores, es cierto, pero personas buenas, honestas y justas, como jamás volvimos a encontrar a lo largo de nuestras vidas.
¿Será por eso que fuimos tan felices durante nuestra niñez?

domingo, 15 de enero de 2017

Die fidelen Oberfranken - Oktoberfest Instrumental Party Polka Hits CD 1 '2014'

Temas tradicionales de las Oktoberfest, versiones espectaculares intrumentales con polcas, schotis y vals,
Album: Oktoberfest Instrumental Party Polka Hits CD 1.
Bitrate: 192.
Tamaño del archivo: 75.9 Mb.
Caratulas: Frontal
Año: 2014
Sonido: Excelente.
01- Marianka   
02- Rosamunde  
03- Anneliese
04- Auf der Lüneburger Heide
05- Koehler Liesel
06- Liechtensteiner Polka
07- Die Fischerin vom Bodensee
08- Oh Mister Swoboda
09- Schuetzenliesel
10- Weltenbummlerpolka
11- Aus Boehmen kommt die Musik
12- Der Alpbach Marsch
13- Amsel Polka
14- Adelheid
15- Der Schornsteinfeger aus Eger
16- Herz-Schmerz-Polka
17- Trompeten Echo
18- Auf der Autobahn
19- Die Oberkrainer kommen
20- Es ist so schön ein Musikant zu sein
Descargar

miércoles, 11 de enero de 2017

Una historia de amor en los tiempos de nuestras abuelas

Su madre la retó cuando le contó que le gustaba Pedro. Sí, la retó y mucho. Y le dijo unas cuantas verdades. Sí, así las llamó: “verdades”. Igual ella, mucho no entendió  o no quiso entender. Ella sólo sabe con certeza que se siente atraída por Pedro y que quiere casarse con él, formar una familia, como la de sus padres, tener una casa, con muchos hijos y trabajar en el campo. Eso es lo que más desea. Su madre le dijo que era una desagradecida por pensar en sí misma cuando tendría que estar pensando en conseguirse un trabajo para ayudar a criar a sus hermanos. Que por eso también era una mala hija. Que cómo podía estar pensando en un hombre. Que eso es pecado. Acaso no se lo había dicho bien clarito la abuela, que tuviera cuidado con los hombres, que si un hombre la besaba en la mejilla podía quedar embarazada y tener un hijo y correr el riesgo de ser una madre soltera. Después nadie la va a querer ni a mirar. Fue ahí. Sí, fue en ese momento cuando preguntó: “Cómo… ¿Los hijos no los trae el arroyo?” Y fue ahí, en ese instante, en que la madre se puso incómoda y vergonzosa y cambió enseguida de tema y dijo: “No quiero que vuelvas a ver a Pedro. Antes de pensar en un tipo tenés que ayudar en la casa. Además tu papá quiere que te cases con el hijo de don Agustín. Don Agustín  te quiere para uno de sus hijos. Para Luis. Es un muchacho muy trabajador. Salió al padre. Don Agustín ya habló con nosotros y tu papá le dijo que no había problema, que en dos años no había problema, que primero te necesitamos en casa. Y don Agustín, entendió. ¡Es un hombre tan comprensivo! “Nunca te va a faltar  nada”, le dijo seria su madre. Eso le dijo: “Nunca te va a faltar nada”.



Pero yo no lo quiero a Luis –piensa-, yo lo quiero a Pedro. Y recordó cuando se vieron en secreto en el galponcito donde se guarda la leña y él la tomó de la mano, o cuando se encontraron de casualidad en el almacén y los dos hicieron cómo que no se conocían ni que se hablaban, para que nadie sospeche nada. No, ella no quiere al hijo de don Agustín. Ella lo quiere a Pedro. Por eso aceptó irse de la colonia. Ellos dos solos. Pedro y ella. Nadie más. Se van a ir esta madrugada, cuando todos duerman. Lejos. Bien lejos. ¿A dónde? Ella no lo sabe y Pedro tampoco. Porque Pedro lo reconoció cuando él le propuso fugarse juntos. Solamente sabía que se iban a ir bien lejos, a trabajar en el campo y cuando ella sea mayor se van a casar. Pedro se lo prometió. Y le prometió que van a tener una casa, con muebles, con una bomba de agua, un jardín, una huerta, gallinas, algunas vacas. Eso le prometió Pedro. Y ella le cree. ¿Por qué no iba a creerle? A él. Justamente a él. Si ella no le pidió nada y él le prometió todo.
Ella se llama María Angélica Dornes y él, Pedro Agustín Lambrecht. Se casaron lejos de la colonia en 1958, en una parroquia rural. Los padrinos de la boda fueron dos peones rurales desconocidos que trabajaban en la misma estancia donde trabajaban ellos. Tuvieron nueve hijos. Pero jamás lograron tener una casa propia, como Pedro le había prometido. Murieron lejos de su gente, de su pueblo. Primero él y a los dos años, ella. Grandes. Ancianos ya. Contentos y satisfechos con la vida que habían vivido juntos.

domingo, 8 de enero de 2017

Los Tuyangos - Cosa de locos VolIII 1997 y A lo gato'1998'

Completando la discografia de esta agrupacion de crespo del recordado Manija  el Volumen 3 y el volumen 04 en un solo CD.
Album: Cosa de locos / A lo gato.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 73.9 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera
Año: 1997/8
Sonido: Excelente. 
01- El Hombre gato.
02- Josefina.
03- La batatita.
04- Aguita de melon.
05- La pelota de cuero.
06- El sueño.
07- Nicolasa.
08- Prisionero de tus brazos.
09- Tu hermana.
10- Por el amor de mi madre.
11- Marisol.
12- Las uvas
13- Rancho grande.
14- Con el dedito.
15- Tu hermana (Remix).
16- Cuando los soldados - Vivimos sin problemas.
17- Ich hab ein tzverog sac.
18- Sander el carpintero.
19- Picuru.
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 4 de enero de 2017

Es la hora de la siesta en la colonia

Es verano y es la hora de la siesta en la colonia, algunos niños duermen, otros juegan bajo la sombra de un árbol, cerca de la casa, dónde mamá hila lana en la rueca que la abuela trajo de Rusia, cuando llegó a la Argentina, desde su aldea natal, ubicada a orillas del río Volga.



Conversan en alemán. Cantan en alemán. Los varones juegan a ser hombres de campo y las niñas a ser madres. Reproducen en su universo infantil el mundo que les rodea. Con sus costumbres y sus tradiciones. Son los hombres  del futuro, los que continuarán el legado que reciben de sus ancestros, para que llegue hasta nosotros y para que nosotros, se lo pasemos a nuestros hijos y ellos a sus hijos, así hasta el fin de los tiempos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...