miércoles, 20 de julio de 2016

Recuerdo de un día en la vida de nuestras madres alemanas del Volga

Mamá se levantaba a las cuatro de la mañana para amasar y hornear pan casero en el horno de barro que papá había construido en el fondo del patio de casa. Elaboraba el pan diario de cada jornada bajo la luz de un farol a kerosén. Lo hacía cantando. Con alegría. Contenta de la vida que llevaba.
Mientras hacía esto, encendía la cocina a leña, donde comenzaba a preparar la sopa que ingeríamos todos los días como entrada al plato principal del almuerzo. Era obligación que la sopa hirviera durante horas, con cuanta verdura se cosechara en la quinta: trozos de zanahorias, zapallos, zapallitos, papas, repollo, perejil, ajo… y por supuesto, abundante carne.


Después de terminar de hacer el pan, mamá lavaba la ropa de toda la familia en un enorme fuentón de chapa, refregando con sus manos en la tabla de lavar las prendas sucias de tierra y grasa de los hombres que trabajaban el campo. Las colgaba a secar al aire libre, a merced del viento, en largos hilos de alambre, tensados a lo ancho de la parte trasera del patio.
Era una tarea ardua y prolongada en la que colaboraban todas las mujeres del hogar, sin distinción de edad, así tuvieran veinte, quince o nueve años: era obligación so pena de castigo, sacar de la bomba el agua, acarrearla en grandes baldes, para que mamá pudiera realizar su labor.
Terminado ese menester, mamá comenzaba a preparar el plato principal del almuerzo: Kleis mit Sauerkraut, Wickelnudel… o algún otro manjar tradicional que andando el tiempo y la vida nunca nadie volvió a saborear con el mismo placer.
A las doce, cuando sonaban las campanas de la iglesia para rezar el Ángelus, toda la familia se sentaba alrededor de la larga mesa de madera de la cocina. Papá rezaba agradeciendo a Dios el alimento y el bienestar en que desarrollábamos nuestra existencia. ¡Y a comer! Mamá, papá, los abuelos, los tíos… Las personas mayores conversaban con gestos adustos y serios sobre temas que no incumbían a los niños, que debían permanecer en silencio. Nada de hablar en la mesa y de tener que hacerlo, a las personas adultas se las trataba de usted.
A la tarde, mamá y los hijos, concurrían al campo a ayudar a papá, a arar, sembrar, cosechar… Dar vuelta la quinta con la pala, carpir… Juntar bosta de vaca para quemar en la cocina a leña… Alimentar los cerdos, las gallinas, patos, gansos, pavos… Las vacas lecheras… Las ovejas para consumo…
El trabajo parecía no terminar nunca.
Al atardecer, mamá y sus hijas, luego de bajar la ropa de los tendales, comenzaban las largas horas de planchar la ropa con las planchas a carbón. Almidonar los cuellos de las camisas… Zurcir las medias y remendar las prendas con parches de tela, sin importar el tamaño y cuanto se notara. Eran otros tiempos, en que las camisas y los pantalones remendados, se lucían con orgullo, porque eran símbolos de trabajo, muestras evidentes de que quien las vestía trabajaba de verdad.
Después mamá empezaba a preparar la cena a la par que amasaba y freía Kreppel en una sartén con abundante grasa, que comíamos espolvoreados con mucha azúcar, y acompañados de unos ricos mates.
Llegada la hora de la cena, papá volvía a rezar. Se repetía la misma escena del almuerzo: las personas mayores conversaban y los niños permanecían sentados en silencio, saboreando la última comida del día.
Concluida la cena, y lavados los platos, se leía algún pasaje de la Biblia, se rezaba y se cantaba en alemán. El abuelo buscaba la verdulera para tocar canciones llenas de nostalgia que rememoraban viejos amores, seres queridos que se quedaron para siempre esperando allá en las aldeas del Volga, en Rusia…
Mamá, ajena a todo, sentada en un rincón, cerca de la lámpara a kerosén, tejía con cinco agujas, guantes y medias, pensando en vaya uno a saber qué cosa.


Autor: Julio César Melchior

domingo, 17 de julio de 2016

Los Herederos del Ritmo - Tradiciones de mi pueblo '2010'

“Los Herederos del Ritmo” de la ciudad de Alpalchiri, La Pampa, hacen temas bien tradicionales de la cultura musical de los Alemanes del Volga con las consabidas polkas y marchas que tienen incluidas en su repertorio que abarca un amplio dispositivo con éxitos populares donde hasta tangos . Este es su primer material discografico
Album:  Tradiciones de mi pueblo.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 35.65 Mb.
Caratulas: Frontal.
Año: 2010.
Sonido: Excelente.
01- Tradiciones de mi pueblo.
02- Quien me quita lo bailado.
03- Contando las estrellas.
04- Marcha del Inmigrante.
05- Bella morena.
06- Barrilito de cerveza.
07- Quiero tu sombra.
08- El malevo.
09- Km 11.
10- La danza de los mirlos – El lamento de la selva.
11- Resistiré.
12- Corrido de las estrellas .
Descargar

miércoles, 13 de julio de 2016

Lo que sufrieron y padecieron nuestros abuelos para llegar a estas tierras

Carta que el escritor y periodista Roberto J. Payró le escribió al escritor y poeta José León Pagano, sobre las condiciones en que viajaban los inmigrantes europeos a la Argentina, en 1903, cuando todavía llegaban alemanes del Volga al país, entre ellos, muchos de nuestros abuelos. Leyendo esta carta podemos darnos una idea de todo lo que sufrieron y padecieron para llegar a estas tierras.


A bordo del “Pelagus”,
14 de diciembre de 1903

Mi querido amigo:
Mañana, por fin, vamos a desembarcar, con dos días de atraso, y entonces echaré al correo esta primera carta que te escribo, todavía bajo la impresión de terribles emociones. Mi pasaje de tercera me dio un sitio entre cuatrocientos cincuenta pobres diablos como yo, que llenan el entrepuente convirtiéndolo en una especie de plaza de aldea en día de mercado, pero sin aire, ni luz, ni alegría. Está rebosando de hombres, mujeres, niños, en revuelta confusión, que hablan todos los idiomas, exhalan todos los olores, visten todos los harapos…
 No te puedes imaginar lo que una persona medianamente educada, por mucho que sea la amplitud de su espíritu, padece en lo físico y lo moral durante uno de estos viajes dolorosos y deprimentes. Mis compañeros mismos, aunque en su mayoría hechos a la miseria, se sienten rebajados de su dignidad de hombres, y se rebelan instintiva e inconscientemente contra ello, manifestando la protesta con su irritabilidad y mal humor.
Considérame en este hacinamiento humano, entre multitud de mareados que en un principio aumentaban minuto por minuto, con las apreturas, la falta de aire, el hedor, el contagio inevitable por la excitación y luego depresión de los nervios…
En los primeros días yo no podía estar sino en el puente, echado de bruces sobre la borda, mirando el mar, bebiendo la buena brisa del Océano, hasta que la fatiga me obligaba a ir a acostarme abajo, en aquellas mazmorras de madera, en que las camas parecen oscuros estantes, para mercancías sin valor, desperdicios de humanidad.
Mis pobres compañeros, anónimas reses de aquel rebaño encajonado, sufrían también, y en medio de la noche, entre ronquidos y respiraciones anhelosas, sonaba de vez en cuando algún terno sofocado, alguna imprecación, algún juramento.

Fuente: Documentos para la historia integral argentina 3, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1981

domingo, 10 de julio de 2016

Os 3 Xirus - Para ouvir e Dancar '1987'

Album:  Para ouvir e Dancar.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 34.5 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera .
Año: 1987.
Sonido: Excelente.
01- Carne Francesa Nao Da Churrasco
02- Bugiu Guacho
03- Tu, Tu E Tu
04- O Negocio E Ser Bolichero
05- Vou Morar Em Blumenau
06- O Vicio Do Mate Amargo
07- A Bandinha Do Seu Max
08- Baijar E' Bom
09- Um Beijo E Um Queijo
10- Por Voce Eu Faria Chover
11- Quando Estou Com Voce
12- Mundo Novo
Descargar

miércoles, 6 de julio de 2016

“A los catorce me casaron con un viudo de treinta y cinco años”

Todavía jugaba con su muñeca de trapo cuando su padre la llamó a la cocina y la sentó frente a Don Luis y le dijo “te vas a casar con él”. Doña Catalina recién había cumplido catorce años y su futuro marido era viudo, tenía treinta y cinco años y nueve hijos.


Doña Catalina pasó de jugar con su muñeca de trapo a criar un bebé de cinco meses que la mujer de Don Luis dejó al morir en el parto, y ser la madre de ocho hijos más. Los había de todas las edades y sexos. Grandes, tan grandes que podían ser sus hermanos, y tan chicos que necesitaban del cuidado más elemental para sobrevivir. A todo ese universo familiar tuvo que sumar enseguida a su propio hijo, que nació un año después y luego otro y otro, hasta completar siete. Su marido murió pero no se salvó de tener más hijos. La volvieron a casar con un hombre cinco años mayor que ella, con el que tuvo cuatro hijos más.
Su vida no fue fácil. Su existencia la pasó pariendo hijos, encerrada en su casa, yendo del dormitorio donde traía niños al mundo a la cocina donde los alimentaba y criaba. Jamás fue a una fiesta. Jamás salió a pasear con ninguno de sus maridos. Su territorio fue siempre la casa. Su universo los niños. Su futuro ser abuela si es que tenía suerte y la voluntad suficiente para sobrevivir.
Y sobrevivió. Y dice que fue feliz.
Y seguramente lo fue porque no conoció otra realidad. Las pocas mujeres con las que intercambió experiencias a lo largo de su vida, estaban casi en la misma situación. Por aquellos lejanos años nadie se planteaba la cuestión de la felicidad y tampoco nadie se preguntaba ¿soy feliz? La realidad se aceptaba tal como era. No se la cuestionaba jamás. Las cosas eran así y punto.
Catalina vivió una vida larga. Crió hijos. Los suyos y los de su marido. Enviudó dos veces. Fue abuela. Bisabuela. Tatarabuela.  Y un día llegó su hora. Murió apaciblemente. De vejez. Falleció sin saber ni preguntarse jamás qué es lo que quería o esperaba de la vida, de su vida. No se lo preguntó porque jamás supo que tenía derecho a preguntárselo y porque ahogaron su adolescencia bajo el yugo de un matrimonio y un hogar sin escalas previas. Sin tener en cuenta su opinión ni sus deseos.

domingo, 3 de julio de 2016

Grupo Tentacion - Fiesta Patronal '2007'

El segundo trabajo musical de este grupo de la ciudad de Parana, Entre Rios con temas tradicionales y todos los estilos.
Album:  Fiesta patronal.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 44.5 Mb.
Caratulas: Frontal .
Año: 2007.
Sonido: Excelente.
01- Fiesta patronal.
02- Mantelito blanco.
03 - Adrián quedate quieto.
04 - Quiero bailar contigo.
05 - A nuestra gente alemana.
06- Cuidado con la gotera.
07 - Polka popular.
08- Clavelito chino.
09- María llora en el jardín.
10- Pajarillo.
11- Polka popular.
12- Prisionero de tus brazos.
13- Vals tradicional.
14- Sacando miel sin careta.
15- Ritmo picadito - Arriba los corazones.
Descargar

miércoles, 29 de junio de 2016

Historia de un héroe anónimo de la guerra ruso japonesa

Nadie sabe si es así. Nadie lo conoce tan profundamente como para afirmar que lo que cuenta es verdad. No es que no le crean pero dudan, siempre dudan, cuando el anciano habla a sus nietos sobre las hazañas que llevó a cabo vistiendo el uniforme de soldado del zar, peleando una guerra lejana de las colonias, de la Argentina, del Volga, y de la historia misma. Les parece poco creíble que el abuelo, su abuelo, ese hombre bueno y tierno que regala golosinas, haya podido alguna vez empuñar un arma y llegado a matar a un ser humano. Él, sobre todo él, que es tan dulce y que no le hace mal a nadie, ni siquiera a un animal.
El anciano insiste. Cuenta una y otra vez, apasionadamente, a veces llorando, otras con angustia, otras arrepentido, otras horrorizado, las mismas anécdotas: los rusos peleando con los japoneses, en una guerra que llama ruso-japonesa. Da vívidos detalles, describe campos de batalla, muertes de amigos en sus brazos, rostros desolados por el hambre y corazones destrozados por las matanzas. Pero nadie le sabe si creerle o no. Todo es demasiado fantástico, demasiado increíble para ser cierto en este tiempo de paz, aquí en la tranquilidad de las colonias.


Las fechas y la edad del abuelo parecen darle la razón pero eso no es certeza de nada. además es imposible imaginar a ese anciano sentado frente a ellos, enjuto y viejo, tembloroso y lleno de miedos, vestido con uniforme militar y combatiendo a muerte. No. El abuelo está viejo. El abuelo imagina historias, inventa relatos para entretener a los nietos y darse importancia. Su mente desvaría. Es la vejez –opinan los padres- que tampoco nunca escucharon hablar de esa supuesta guerra, porque nacieron en la Argentina.
Trascurre el tiempo. Pasan los meses y los años. Y el anciano continúa contando las mismas historias a quién quiera escucharlo, que cada vez son menos, porque ya están cansados de oír los mismos cuentos. El anciano, entre relato y relato, empieza a olvidar detalles, nombres, fechas. Va perdiendo la memoria. Y un día, ¡oh! un día, los nietos descubren con sorpresa inaudita que el abuelo no inventaba ni mentía. Alguien les revela que las historias que cuenta el abuelo son reales, que el abuelo de verdad en su juventud fue soldado del zar y que también, de verdad, es un héroe con medalla y todo. Y los nietos, desesperados, corren a buscar al anciano, olvidado en un geriátrico, pero ya es tarde, demasiado tarde, el abuelo apenas recuerda su nombre: tiene 89 años y padece arteriosclerosis.
Cabizbajos, frustrados, parados frente al abuelo, los nietos se dan cuenta que nunca podrán recuperar las historias que el anciano tantas veces contó y ellos jamás escucharon. Ya es tarde. Por más que se reprochen el no haberlo escuchado o se culpen por no haberlo ignorado, no podrán recuperar nada. El anciano perdió la memoria. Vive otra realidad.
Y es ahí, en ese momento, recién en ese momento tremendo y crucial, en que se dan cuenta que lo que les contó el abuelo tantas pero tantas veces no fueron simples anécdotas de viejo chocho sino historias que le pertenecen a toda la familia, historias que eran su legado de vida, que eran parte de la identidad familiar,  historias que ahora se perdieron para siempre como tantas historias de ancianos de las colonias que no supimos escuchar a tiempo.
Nunca perdamos la oportunidad de escuchar las historias de los abuelos. En ellas viven la memoria de nuestro pasado y nuestra identidad como individuos y como pueblo.

 Referencia histórica:

Varios cientos de alemanes de las aldeas del Volga se vieron obligados a tomar parte de la guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), que fue un conflicto surgido de las ambiciones imperialistas rivales de la Rusia Imperial y el Japón en Manchuria y Corea, y que concluyó con la victoria japonesa. Pese a significar un gran trauma, por varias razones -porque las causas de la guerra no eran compartidas, el país no era el suyo, la discriminación- muchos alemanes del Volga se comportaron como héroes y fueron condecorados con honores. Posteriormente, algunos de estos hombres emigraron a la Argentina y se diseminaron en las colonias del país, entre ellas las de Coronel Suárez.

domingo, 26 de junio de 2016

Os Futuristas - Musica dos bons tempos '1964'

Album:  Musica dos bons tempos Volumen 02.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 44.5 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 1964.
Sonido: Excelente.
01- Clemente.
02- Almerinda.
03- Farristas de Ontem.
04- Bela Vista.
05- Lusitano.
06- Tio Honório.
07- 23 de Desembro.
08- Noite Alegre.
09- Poncho de Huguy.
10- Nur Fur Lustige Leut.
11- Na Baixada Da Olaria.
12- Nelly.
Descargar

miércoles, 22 de junio de 2016

El verdadero valor de las cosas está en lo cotidiano, en los hechos simples de la vida diaria

El verdadero valor de las cosas está en lo cotidiano, en los hechos simples de la vida diaria. En los gestos que se tributan a los hijos, la ternura que se entrega a los padres; en el brillo de una mirada arrullando nuestra tristeza; la sonrisa de un alma compartiendo nuestra alegría; y tantas pero tantas vivencias sencillas que de tan sencillas y cotidianas olvidamos que son lo más importante de la existencia y que serán lo único que harán trascender nuestra vida. Porque cuando ya no estemos en este universo caótico nadie recordará el grosor de nuestra billetera como tampoco recordará las posesiones materiales que pudimos haber poseído alguna vez; pero sí, todos, absolutamente todos a los que amamos, tendrán presente eternamente el amor que habremos sido capaces de entregar sin pedir ni exigir nada a cambio. Ese amor puro, franco, que se da con el corazón, sin palabras ni ostentación, nada más que con una entrega silenciosa y solidaria, con una profunda convicción y sentimientos desinteresados.


Sólo el amor, sólo la familia, nos mantendrán vivos permanentemente y nos educarán en la fe en Dios. Y sólo así sabremos que hemos vivido plenamente. Tan plenamente como nuestros ancestros, nuestros abuelos, nuestros padres... que siempre, minuto a minuto, cotidianamente, nos demostraron con el ejemplo lo que significa ser mujeres y hombres de bien. Respetables y honestos.
Sigamos su ejemplo de vida y llegaremos, al igual que ellos lo hicieron, a la felicidad suprema de saber que no hemos vivido en vano. (Julio César Melchior)

domingo, 19 de junio de 2016

Super Banda Estrella y Kikeband - Hermanados por la Musica '2014'

Es un disco de dos interpretes de la ciudad de Parana Entre Rios, La Super Banda Estrella (Track 1 al 12) y La Kikebanda (Track 13 a 23), este ultimo con la voz de la recordada Viviana. Con diferentes estilos musicales que van de polkas hasta chamame
Album:  Hermanados por la Musica.
Bitrate: 80.
Tamaño del archivo: 45.5 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2014.
Sonido: Excelente.
01- 5 minutos.
02- Sombrero cordobes.
03- Lagrimita yo te quiero.
04- Enganchados de chamame.
05- Copas y copas.
06- Pajaro carpintero.
07- La medallita.
08- Que tiene la noche.
09- Un abrazo a corrientes.
10- Tres gatos, tres ratas.
11- Corazon de oro.
12- Polka alegre.
13- Cuanto te devo - Kikeband.
14- La spinita - Kikeband.
15- No te supe hacer feliz - Kikeband.
16- Me muero por vos - Kikeband.
17- Tu condena - Kikeband.
18- Te lo juro yo - Kikeband.
19- Me subo me bajo - Kikeband.
20- El reloj cucu - Kikeband.
21- Auf der kalinenbruk - Kikeband.
22- Hablemos corazon - Kikeband.
23- La familia - Kikeband.
Descargar

Agradecimiento Especial a Ricardo Falk por compartir otro excelente material.

miércoles, 15 de junio de 2016

“Soy un descendiente de alemanes del Volga”, debe ser una afirmación que expresamos con respeto y orgullo

“Soy un descendiente de alemanes del  Volga”, deber ser una afirmación que expresamos con  respeto y orgullo. Porque estas palabras, tan sencillas y profundas a la vez, definen el origen de un pueblo: el de los descendientes de alemanes del Volga. Y cada uno de nosotros, nietos, bisnietos y tataranietos, de aquellos pioneros que arribaron a esta Nación a entregar su vida por la libertad y el sueño de un mañana mejor, tenemos el deber moral de conservar lo que nos legaron: construir nuestro futuro sobre la base de una identidad singular y única; y mantener inalterable cada detalle, cada rasgo, que nos une a ellos. No es momento de vacilar ni dudar. El tiempo transcurre, los años pasan, y el viento del olvido comienza a llevarse cosas que quizás, no recuperemos jamás. Por eso, no es momento de sentarse y cruzarse de brazos; es momento de asumir compromisos, de trabajar para rescatar y conservar la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga.


Se terminó la hora de las opiniones vacías de contenido, de los juegos egocéntricos, de dirimir internas que solo sirven para dilapidar ideales, de correr detrás de los hechos y dejar escapar oportunidades. Nada obtuvimos con todo ello.  Sólo más divisiones y enfrentamientos sin sentido y más grupos antagónicos luchando por un poder de mando. Por eso es menester dejar de lado vanidades personales y unirnos en un solo y gran proyecto: que unifique ideas, que abra caminos, que construya nuevas y renovadas metas. Ya basta de dilapidar tiempo, sueños, esperanzas y oportunidades. Tenemos que madurar y tomar conciencia y comprender de una vez por todas que va a llegar el día en que será demasiado tarde para comenzar a forjar la unión que hace mucho debimos haber concretado. Y será tarde porque ya no quedarán causas por las que luchar: ni cultura, ni costumbres, ni tradiciones que conservar. Por que ya se habrán perdido para siempre y solo serán un recuerdo en los libros.

domingo, 12 de junio de 2016

Los Fiel - Für Unsere Freunde '2012'

Son de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, es el segundo trabajo despues del regreso del 2011, siendo su sexto material discografico
Album:  Für Unsere Freunde.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 45.2 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2012.
Sonido: Excelente.
01- Don Conrado.
02- Nostalgia de mi aldea.
03- Recorriendo las aldeas estoy feliz.
04- Tiempo de cosecha.
05- Pai Julian.
06- Golfo de Viscacha.
07- Cristina.
08- Schon ist die Jugend.
09- Los alegres campesinos.
10- Shotis de la Gallinita.
11- La loca de amor.
12- Don Godofredo.
Descargar

miércoles, 8 de junio de 2016

Doña Luisa y los dos repasadores

Doña Luisa se secó las manos en el delantal. Puso a un lado la palangana con agua en la que lavaba dos repasadores. Caminó hacia la casa e ingresó a la cocina. Tomó una cuchara de madera y revolvió el contenido de una cacerola que estaba cocinándose sobre la cocina a leña. Bajó el paquete de yerba de la alacena. Buscó el mate, la bombilla; arrimó al fuego la pava para terminar de calentar el agua. Y cuando hubo probado los primeros mates, se sentó junto a la mesa, en silencio. Un silencio que duró poco.
Encendió la radio. Un locutor, con voz grave y solemne, informó los nombres de las personas fallecidas en la localidad.


Se puso de pie. Salió al patio. Miró hacia la calle, luego hacia el patio de la vecina. Allí descubrió a doña Ana. La llamó para contarle la novedad que escuchó en la radio.
Hablaron sobre los muertos. Cómo murieron. Cuándo. La hora del entierro. Se condolieron del sufrimiento de las familias. Suspiraron al unísono, exclamando “no somos nada” y “Dios los tenga en la gloria”. Intercambiaron conocimientos adquiridos durante largas noches de vigilia en prologados velorios de seres queridos fallecidos en terribles circunstancias o muertos a causa de enfermedades terminales. Hablaron de manera explícita. Cruda. Sin miedo a la muerte.
Las ancianas hablaron y hablaron. Vestidas de negro. Delantal gris. Bajo la sombra de un sauce llorón, paradas cerca de la bomba de agua, sobre cuya pileta de cemento esperaba la palangana con los dos repasadores para ser lavados.

domingo, 5 de junio de 2016

Los Auténticos del Ritmo - Música y canto del alma - Vol. 8 '2013'

Album:  Música y canto del alma.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 52.2 Mb.
Caratulas: Frontal .
Año: 2013.
Sonido: Excelente.
01- Moliendo cafe.
02- A bailar , a bailar.
03- Corazon arrancalo.
04- El chueco Luis.
05- Sueños perdidos.
06- La parranda.
07- Hay onda cuartetera.
08- Baion de Madrid - Baion de dos.
09- El niño de las monjas.
10- Japonesita.
11- Azucar, pimienta y sal.
12- Rayito de sol entrerriano.
13- Asi bailaban mis abuelos - La batelera.
14- Viejito amado.
15- Punta Cayasta.
16- Cantando.
Descargar

miércoles, 1 de junio de 2016

La anciana junto a la lámpara a kerosén

Encendió la lámpara a kerosén y se sentó junto a la mesa a leer la Biblia. La Biblia redactada en letras góticas. La Biblia que su madre trajo del Volga en su baúl, entre las ropas y los enseres de cocina. La Biblia de hojas gastadas, húmedas de llanto y frescas de recuerdos. La Biblia que sabía de noches de infortunio y de días de esperanza. La Biblia que lo sabía todo. Del cielo y de la tierra. De Dios y del hombre. De la tristeza y de la felicidad.


La anciana leyó. Leyó murmurando. Con el rosario entre las manos. Sentada junto a la mesa. En la cocina. Apenas iluminada por la tenue luz de la lámpara a kerosén.
Y mientras leía, lloraba. Lloraba los seres queridos fallecidos y los familiares dejados allá lejos, en las aldeas del Volga, también llorando un adiós eterno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...