domingo, 1 de marzo de 2015

Os 3 Xirus - Reliquias de Música Alemana '2007'

Album: Reliquias de Música Alemana.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 65.8 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2007.
Sonido: Excelente.
01- Pout-pourri - marichen-erika-folks-adap.
02- Pout-porri-wen-die- soldaden - muss I den-folks-adap.
03- Warum bist du so treuring - folks-adap.
04- Ein schõna bool.
05- Zigeuner leben - folks -adap.
06- Herr schimt - folks - adap.
07- Du, du liegst mier im hõrtzen - folk adap.
08- Mein schnoras.
09- Ein verliebter mann.
10- Mier arme kolonista.
11- Mein vater ist fhurmann - folks adap.
12- Links und rechtz - folks adap.
13- Num ade du mein lieb heimanland - folks adap.
14- Tirol, tirol - folks adap.
15- Die reubers braudt - folks adap.
16- Chimorom und fofoca.
17- Der fauler kolonist.
18- Die reiche wietfrau.
19- Ich singe für dich.
20- Alles ist möglichr.
21- Lieb heimat land.
22- Die mädchen von brasilien.
Descargar

miércoles, 25 de febrero de 2015

Los domingos de las colonias

Los domingos de las colonias tienen perfumes de nostalgia y sensaciones de melancolía. Una brisa de recuerdos recorre las calles al atardecer y anida en el corazón de sus habitantes, que imbuidos de ese sentimiento salen a caminar por la calle ancha, luciendo sus mejores ropas, a recorrer las ramblas, a conversar con los vecinos que se sientan a la vereda, frente a sus casas, dejando transcurrir, en una letanía monótona y lenta, el tiempo entre mate y mate, entre palabras y palabras, en las que surgen también los últimos chismes que escandalizaron la moral pública de la comunidad.


Todos extrañan algo. Aunque no lo expresen y la mayoría no se dé cuenta, extrañan algo. El suceder de la vida posmoderna les hizo perder cierto grado de identidad y muchas posesiones que llevaron en su memoria durante centurias. Ya no hay patios donde suenen acordeones y bailen parejas envueltas en una nube de tierra, con músicos destilando un aroma a cerveza, cantando canciones alemanas mientras el alma y los ojos se llenan de lágrimas rememorando la patria lejana. La posmodernidad trajo consigo cosas nuevas a cambio de perder otras. Y se sabe que todo trueque no siempre es justo, como también se sabe que todo cambio tampoco resulta del todo para bien o para, al menos, sentirse más pleno y más feliz. A veces, perder cosas, recuerdos, objetos, costumbres, hábitos, es perder tradiciones y junto con ellas, parte de la identidad.

Material Periódico Cultural que rescata y revaloriza la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga - Libro "Antiguas tradiciones de los Alemanes del Volga" de Héctor Maier y Julio C. Melchior  

domingo, 22 de febrero de 2015

Los Primos - Los Fabulosos Exitos '2014'

Es una compilacion de los mejores temas de este grupo de Juan Castelli Chaco y sus exitos con mas de 25 años de exitos
Album: Los Fabulosos Exitos.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 71.3 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2014.
Sonido: Excelente.
01- Simplemente recuerdos.
02- A la familia Eguel - Poca de los gringos - Me gusta bailar.
03- Maria llora en el jardin.
04- Polca de la alegria.
05- Quisiera tomar una copa.
06- Ansias.
07- A nuestra familias alemanas.
08- La fiestera.
09- Nosostros somos asi.
10- A un bailarin que ya no esta.
11- Yo tuve un sueño - Al adolorido - Corazon Viajero.
12- A todos nuestros amigos.
13- Bailando la polca descalzo.
14- La abuela hace creple.
15- Musiqueando en misiones.
16- No te voy a llorar.
17- A mi Chaco sufrido.
18- El regreso de la chanca
19- Casamiento, huevasos y tomatasos.
20- En mi casa no hay lugar.
21- El amigo pascual
22- Homanaje a las madres
23- Para vis mi chamame.
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Homenaje a los alemanes del Volga de Entre Ríos

Llegaron del Volga con sus equipajes llenos de esperanza. Vinieron de la lejana tierra del zar.
Vestían prendas oscuras y sobrias a la moda de siglos pretéritos.  Lucían cabellos rubios y ojos celestes como el cielo. En las manos llevaban una Biblia y un rosario.  En los baúles traían materiales de labranza. Hablaban en alemán. Asombraron a todos. ¿Quiénes eran estos rusos que hablaban entre ellos en alemán y vestían de manera tan anacrónica?


Llegaron a la provincia de Entre Ríos a colonizar tierra virgen e indómita y con la ilusión de forjar los destinos de una nueva patria. Fundaron aldeas. Construyeron iglesias. Abrieron caminos.  Sembraron  valles y valles de trigo. Implantaron sus costumbres. Soñaron. Transformaron en realidad sus quimeras. Cosecharon.
El tiempo pasó. Llegaron los hijos. Luego los nietos. Las aldeas crecieron. Las familias se multiplicaron y echaron raíces, cuyos árboles dieron buenos frutos: médicos, abogados, maestros…
Entre Ríos comprende que sin ellos ya no sería Entre Ríos. En las venas de su historia social, económica y política, corre sangre de inmigrantes alemanes del Volga, esos mismos alemanes tímidos pero aguerridos para el trabajo, que un día arribaron de la lejana tierra de los zares para empezar una nueva vida. La provincia les debe mucho a estos entrerrianos de alemanes de cabellos rubios y ojos celestes. Les debe muchas páginas de su epopeya agraria y su grandeza agrícola.

Material Periódico Cultural que rescata y revaloriza la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga - Libro "Antiguas tradiciones de los Alemanes del Volga" de Héctor Maier y Julio C. Melchior  

domingo, 15 de febrero de 2015

Die Stadt Kapelle - A todo ritmo y alegría '2011'

Excelente grupo con temas tradicionales con polcas, vals, marcha, pasodoble, chamame, corrido.
Album: A todo ritmo y alegría.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 32.3 Mb.
Caratulas: Frontal.
Año: 2011.
Sonido: Excelente.
01- Marcha del Inmigramte.
02- Viejita llevame a casa.
03- Polca tradicional valesana.
04- Doña Celina.
05- Oh Isabella.
06- Ay Jalisco.
07- Marikie.
08- Sacando miel sin careta.
09- Oh Susana.
10- Vivimos sin problemas.
11- Oh Miramar.
12- Km 11.
Descargar

miércoles, 11 de febrero de 2015

Historia de los alemanes del Volga de Entre Ríos

Los alemanes errantes


Un engaño providencial los trajo de la estepa rusa a las cuchillas de Entre Ríos. Allí cultivaron la tierra, reprodujeron las aldeas, bailaron con polcas y chotis. Y terminaron cambiando el samovar por la bombilla y el mate. Su fe y laboriosidad sobreviven hoy en uno de cada cuatro entrerrianos.

De Paraná a Diamante, en el oeste de Entre Ríos, la ruta nacional 11 corta una comarca de lomadas y cultivos. A la vera del asfalto aparecen hombres rubios, montando tractores y cosechadoras. También vehículos dignos de la familia Ingalls, que los lugareños llaman carros rusos. Y, de trecho en trecho, pueblitos de edificación baja y nombres que encienden curiosidad: Aldea Brasilera, Salto, Spatzenkutter, Aldea Protestante, Valle María.
Sus casas más antiguas, extrañamente, no tienen puerta al frente. Sólo ventanas, a veces enrejadas. Detrás de ellas se toma mate con Kreppel (versión teutona de la torta frita), se habla un dialecto alemán del siglo XVIII -algo contaminado de palabras rusas- y, en días de fiesta, el acordeón desgrana mazurcas, polcas y chotis no menos añejos. Una empinada iglesia, de líneas neogóticas, suele ocupar el centro del poblado. A kilómetros de sus agujas, en medio de los trigales, otros templos coronan las tumbas del cementerio viejo. Recrean a escala de juguete capillas que, hace más de doscientos años, levantó un pueblo de labriegos sobre la desolada estepa rusa y quizá ya no existan.

Una fascinante historia encierra las claves de tanto misterio y entrevero…

La de los dueños de casa: los alemanes del Volga. Comienza cuando Catalina II -zarina de todas las rusias, pese a su origen germano- lanzó ese día un manifiesto invitando a colonizar el Bajo Volga. Prometía tierras, eximición de impuestos y servicios al Estado, libertad de oficio y de culto, autonomía política. Y, como preveía la viuda de Pedro el Grande, prendió en la hambreada Alemania que emergía de la Guerra de los Siete Años. Desafiando prohibiciones y amenazas gubernamentales, unos treinta mil alemanes -en su mayoría de confesión evangélica- aceptaron el convite.
Tres mil no resistieron la larga marcha, jalonando de cruces el camino. Pero lo peor esperaba a orillas del Volga. El paraíso que les habían pintado era en verdad una región sin árboles, sometida a desmadres fluviales, inviernos siberianos y el asedio de tribus nómadas: los calmucos (mendigos de día, ladrones de ganado por las noches) y los sanguinarios quirkisios (resabio de las hordas del Gran Khan), que llegaron a arrasar poblados enteros y vender cerca de mil doscientos cautivos en el mercado de esclavos de Buchara, sobre la frontera con China. Además, comprobaron que entre promesas y realidad mediaba enorme distancia: debieron jurar fidelidad a su majestad imperial, dedicarse exclusivamente a la agricultura, improvisar viviendas subterráneas y, a falta de leña, transformar estiércol en combustible. Para colmo de males, la asistencia financiera y las semillas llegaban siempre tarde.
Sin embargo, ningún colono tiró la toalla. Se agruparon en aldeas e hicieron de sus casas un baluarte -sin acceso por el frente- para defenderse de lobos y mongoles, abrieron surcos en la ruda estepa y, buscando contar con madera, aclimataron especies arbóreas centroeuropeas. Hasta se dieron tiempo para cumplir con entusiasmo el mandato bíblico de honrar a Dios y multiplicar la especie. Un siglo después, las espigas cubrían un área superior a Suiza y las aldeas madre sobrepasaban el centenar. Pero la colonia del Volga estaba sobrepoblada a despecho de continuas expansiones territoriales (el promedio inicial de hectáreas por habitante cayó a la décima parte). Encima, caducaron los privilegios concedidos por Catalina la Grande y las autoridades se empeñaron en rusificar la colonia alemana. Primero exigieron el aprendizaje del ruso y el cumplimiento del servicio militar. Más tarde derogaron la autonomía de que gozaban las aldeas. Y corrió el rumor de que también pretendían imponer la religión oficial. La hora de buscar nuevos horizontes había llegado.

Hacia América…

Sequías y malas cosechas apuraron la decisión. El éxodo comenzó en 1872, sin que pudiera frenarlo la oferta rusa de tierras en el Cáucaso y los confines de Siberia. Algunos colonos rumbearon al Imperio del Brasil, que desarrollaba una intensa campaña para captar inmigrantes europeos. Y otros a los Estados Unidos.
Entre los primeros estaban ochocientos católicos, provenientes en su mayoría de Mariental (Valle María), y doscientos protestantes. Escala obligada del viaje, la tierra de sus mayores los recibió con extrañeza (parecían salidos del Túnel del Tiempo) y una mala noticia: la fiebre amarilla había cerrado el puerto de Río Janeiro. No tuvieron más remedio que confiar en la Agencia Marítima de Bremen, que les vendió pasajes a Buenos Aires con la promesa de transbordarlos frente a las costas cariocas. Pero el vapor Salier no paró hasta alcanzar la capital argentina, el 6 de enero de 1878. Las protestas sólo amainaron cuando, días más tarde, junto al resto del grupo, desembarcó del Montevideo un puñado que provenía del Volga que había estado en tierra brasileña. Según los recién llegados, debían agradecer el engaño: la Argentina -y no el selvático y ardiente Brasil- era el sitio ideal para cultivar trigo. Además, estaba abierta a todos los hombres del mundo que quisieran habitarla... sobre todo si eran rubios y venían de Europa.
Por esos días, de hecho, un contingente de alemanes del Volga -que también había desertado de Brasil- fundaba la Colonia Madre de Hinojo, cerca de la localidad bonaerense de Olavarría. A los del Salier y el Montevideo les tocaron las veinte mil hectáreas de la Colonia General Alvear, en el departamento entrerriano de Diamante. Su administrador, un tal Navarro, pretendía que cada colono se estableciera en su propia chacra. Pero éstos se aferraron al único modelo que conocían: la vida en aldeas, con una iglesia en el medio y casas a la defensiva (mongoles y gauchos, después de todo, se parecían).
Los de Mariental no esperaron que se resolviera la controversia y formaron aldea con las carpas provistas por el gobierno. Tratando de torcerles el brazo, Navarro solicitó su restitución secundado por un piquete de policías. Grande fue la sorpresa cuando descubrió que ya no las precisaban: habían construido viviendas bajo tierra, como los pioneros del Volga, para impedir que los movieran del lugar. La ocurrencia le valió a Valle María el mote de Vizcacheras.
Los volguenses finalmente se salieron con la suya -decisión del presidente Avellaneda mediante- y el pueblo subterráneo pudo ganar altura a fuerza de adobe y ladrillo. Paralelamente se alzaron las otras aldeas madre: Spazenkutter (jolgorio de gorriones), Santa Cruz (hoy Salto), San Francisco y Protestante, que concentró al minoritario grupo de confesión evangélica. Y en 1880 otra corriente escapada de Brasil fundó, a orillas del arroyo Salto, la Aldea Brasilera.

Los colonos se vistieron de bombacha y alpargatas…

Para entonces, superados los recelos iniciales, rusos y criollos habían establecido un enriquecedor intercambio. Los colonos se vistieron de bombacha y alpargatas, reemplazaron el hábito ruso del té por el vernáculo del mate e incorporaron el asado a su gastronomía, el valseado a sus fiestas y el truco a su ocio. Y los locales adoptaron el carro ruso, la polca y el Kreppel, y cambiaron la dura galleta porteña por el esponjoso pan casero que se hacía en la colonia.
Los primeros tiempos no fueron fáciles. Hubo que domesticar una tierra virgen de arado, enfrentar devastadoras mangas de langosta (plaga inexistente en el Volga) y, ante la falta de suministros, fabricar desde ropas hasta muebles e implementos agrícolas. Pero Colonia General Alvear salió adelante. La laboriosidad germana hizo de ella la colonización triguera más importante del país. Y el crecimiento poblacional, sumado a nuevos aportes inmigratorios, obligó a extender sus fronteras hacia el Oriente, comprando o alquilando campos. Así nacieron las aldeas San José (origen de la pujante ciudad de Crespo) y María Luisa, y la sangre volguense comenzó a difundirse por la provincia. Hoy fluye en uno de cada cuatro entrerrianos.
Tampoco permaneció quieta la Colonia Madre de Hinojo. No extraña que haya en la Argentina tantos descendientes de alemanes del Volga (70% católicos y 30% protestantes). Les debemos, entre otros aportes, miles y miles de hectáreas bajo producción, la difusión del cooperativismo agrario y la avicultura (su fiesta nacional se celebra en Crespo). Además, los pueblos que proporcionalmente más religiosos dieron al país: Santa Anita (Entre Ríos) y San Miguel Arcángel (Buenos Aires). Por algo forman parte del pueblo de la cruz y el arado.


Texto y fotos: Roberto Rainer Cinti
 www.lanacion.com.ar

domingo, 8 de febrero de 2015

Los Waigandt - Alemanes Vol. 1 '2009'

Es una reedicion del primer volumen de los waigandt fiesta cervecera del año 1983 pero remasterizado en el año 2009, excelente sonido
Album: Alemanes Vol. 1.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 28.3 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2009.
Sonido: Excelente.
01- La Linda
02- Schotis Montañes
03- Alegres Campiñas
04- La Posta
05- Polca Cervecera
06- Vals Tradicional
07- Polca Tradicional
08- Vals del Matrimonio
09- Bruno es Feliz
10- Adrian Quedate Quieto
11- Polca Tradicional
12- Polca Tradicional
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Dramática historia de un peón rural alemán del Volga

Se plantó frente al patrón y le comunicó, mirándole a los ojos, en un dialecto que él interpretó de manera fonética como que quería decir algo así como “Ich schafnetmei”.
El patrón lo miró burlonamente. “¿El qué?”, preguntó. “Ich schafnetmei”, repitió el alemán, rojo de bronca, porque veía que el otro no lo tomaba en serio. “Dice que ya no trabaja más”, tradujo otro alemán que estaba cerca, también trabajando en la zanja, con el agua hasta las rodillas. El patrón largó una risa sarcástica y estruendosa. Era obvio que se burlaba del alemán. Se acomodó los tiradores, tiró el sombrero hacia un costado, y suspirando profundamente, sentenció: “Tomá tus cosas y andate”. Pero el peón no se movió. Ni siquiera se inmutó. El patrón no supo cómo interpretar su desafío. “Tal vez no entiende castellano”, pensó. “Traducile”, ordenó al peón que había hablado antes y que continuaba trabajando en la zanja, totalmente desentendido de la conversación. “No es necesario”, respondió. “Entiende perfectamente. No se va porque espera que le pague los quince días que trabajó”, explicó bajando cada vez más el tono de voz. Por más que lo intentaba, no podía ocultar el miedo que sentía.


“Te voy a dar paga”, gritó el patrón furioso dando rienda suelta a una rabia descontrolada que lo llevó a castigar desmedidamente al pobre alemán con dos golpes de fusta que le dieron vuelta el rostro y le hicieron brotar sangre de los labios. “Te la voy a dar con propina incluida”, agregó mientras le continuaba pegando. Los otros alemanes siguieron trabajando. Bajaron la mirada y cerraron los oídos para no oír los lamentos de dolor del pobre alemán. Era obvio que tenían miedo de perder su empleo y entendían que enemistarse con el patrón significaba no volver a conseguir trabajo. Al menos cerca de las colonias. Nadie intervino. El peón tampoco hizo nada para reaccionar: recibió la paliza sin siquiera osar defenderse o atajar los fustazos.  Tanto era el pánico que sentía ante la autoridad omnipresente del patrón.  Comprendió, tarde, que el patrón era la autoridad absoluta. Y que el juez y la justicia siempre estaban de su lado. En resumen él era la voz de la justicia y el dueño de sus destinos.

Material Periódico Cultural que rescata y revaloriza la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga - Libro "Antiguas tradiciones de los Alemanes del Volga" de Héctor Maier y Julio C. Melchior  

domingo, 1 de febrero de 2015

Brisas Inmigrantes - Simplemente el mejor '2010'

Este es el volumen 04 de Brisas inmigrantes con estilos variados y tradicionales de los alemanes del volga
Album:  Simplemente el mejor.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 28.3 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2010.
Sonido: Excelente.
01- Subite a mi carretie.
02- Vals de los novios.
03- Cae la lluvia.
04- Schottis de la morenita.
05- Eco de trompetas.
06- A nuestros bailarines.
07- Campo en llamas.
08- Rosenwals.
09- Aquella sonrisa.
10- Ojitos azules.
11- Cuando mama dijo.
12- Morena morenita.
Link

miércoles, 28 de enero de 2015

Anochecer en las colonias alemanas del Volga de 1920

Es la hora en que el sol se inclina a dormir detrás de las sierras, dejando en libertad millones de luciérnagas que comienzan a poblar el cielo en forma de estrellas. Surge una aquí, otra más allá, tejiendo un reino de constelaciones que deja escrito en el firmamento los deseos que los colonos le solicitan a la luna llena que también emerge en el horizonte, redonda, color de oro, como hostia divina.
Las viviendas se iluminan. Lentamente las ventanas dejan ver la luz de los faroles, de las lámparas a kerosén, de las velas, y la noche de la colonia se puebla de acallados susurros, entre los que se descifran las voces de los niños que aún juegan en las calles, de los hombres que dejan libres los caballos, luego de un arduo día de trabajo; de las mujeres que empiezan a preparar la cena. Algunos colonos conversan intercambiando opiniones. Otros meditan. Otros recuerdan la aldea lejana, allá lejos, en el Volga.


Y llega la noche. El aire se perfuma de rocío. Mientras la colonia se sumerge en un silencio casi total. Las calles están vacías. Oscuras. Sólo se escucha, de vez en cuando, el relincho de algún caballo o ladridos de perros, que se pierden en la lontananza del campo suarense. Las chimeneas de las viviendas suspiran su humo, en negras nubes de hollín.
Los colonos se aprestan a iniciar la noche. Se sentarán a la mesa. El padre de familia rezará una oración, agradeciendo a Dios la cena; después cenarán… Luego tal vez salgan a visitar a un familiar o amigo; a jugar a los naipes; a cantar antiguas canciones que los emocionarán hasta las lágrimas; o simplemente charlarán sobre los tiempos que se fueron y los que vendrán; o hablarán de la tarea realizada en la chacra… O permanecerán en silencio, reflexionando. Hasta que alguien diga: “es hora de dormir, mañana será otro día”. Y todos se irán a la cama pensando en la dura labor que les espera mañana. (Autor: Julio César Melchior).

Material Periódico Cultural que rescata y revaloriza la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga - Libro "Antiguas tradiciones de los Alemanes del Volga" de Héctor Maier y Julio C. Melchior  

domingo, 25 de enero de 2015

Quinteto de Acordeones - Aires de la Selva Negra '2013'

Album: Aires de la Selva Negra.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 25.3 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2013.
Sonido: Excelente.
01- Barrelito de Cerveza.
02- Vals del brindis.
03- Marcha del inmigrante
04- A mi querida Suiza.
05- Don Francisco.
06- Ahi esta bueno, entremos.
07- En Munich hay una cerveceria.
08- Ho Susana.
09- Fiesta en Zurich.
10- Fiesta, Alegria y cerveza.
Descargar 

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 21 de enero de 2015

Historia de un colono alemán del Volga

 Lenta, pausadamente, con el rostro mojado de sudor y la ropa húmeda de transpiración, el colono camina siguiendo el surco que el arado va abriendo en la tierra. Su paso es cansino. El cuerpo le pesa. Lleva en su interior una carga de dolor, un sentimiento de desarraigo. El suelo virgen de la pampa le recuerda la indómita estepa del Volga, el viento y la nieve, la intemperie y la soledad de los interminables días de invierno esperando el tiempo de la trilla.


“Es otra tierra, otro cielo y otra patria. Aún somos extraños bajo esta bandera celeste y blanca que nos abrió los brazos y nos ofrece una libertad desconocida para nosotros. Las colonias crecen, es cierto, pero todos hablamos en alemán y tenemos nuestras propias costumbres. Todavía somos extranjeros. Desconocemos totalmente la idiosincrasia de esta nación. Tres años no alcanzan para construir un nuevo hogar”.
Se siente huérfano, desamparado y desprotegido en este mundo donde todos los hombres parecen tener una nacionalidad, un país, un lugar, un pueblo, un pequeño trozo de tierra que “llaman mi hogar y por el cual son capaces de entregar la vida”.
“Solamente tengo convicciones” –reflexiona. “Convicciones y fe en Dios. Ojalá mis hijos algún día amen este suelo, amen esta patria, y tengan el valor de entregarlo todo por ella”.
El colono camina detrás del arado, ensimismado en sus pensamientos, los ojos húmedos, en las pupilas brillando la imagen de sus padres que se quedaron en la aldea, allá, allende el río Volga, despidiendo hijos, y entre esos hijos, a él. A él que intuye que no volverá a verlos jamás, que comprende que terminará afincado en esta tierra, en las riveras del arroyo Sauce Corto, en una de estas tres colonias que comienzan a surgir y año tras año reciben contingentes más numerosos de alemanes del Volga.

Material Periódico Cultural que rescata y revaloriza la historia y la cultura de los descendientes de alemanes del Volga - Libro "Antiguas tradiciones de los Alemanes del Volga" de Héctor Maier y Julio C. Melchior  

domingo, 18 de enero de 2015

Grupo Tentación - Grupo Tentación '2013'

El volumen 07 de este grupo de Parana, para contrataciones de este grupo a los telefonos: (0343) 436 - 5564 o (0343) 154-674 061 con ritmos tradicionates y todos los estilos
Album: Grupo Tentación.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 39.3 Mb.
Caratulas: Frontal y Trasera.
Año: 2013.
Sonido: Excelente.
01- Polka cencerro.
02- Haciendo Tortas.
03- Camino a Caraguata.
04- Todo lo que que busco esta en vos.
05- Con tu permiso.
06- Chamame
07- Vals tradicional.
08- Saxo y ole.
09- Puerto Sanchez.
10- Schotis tradicional.
11- Bailando Mazurca.
12- Rayito de Sol.
13- Como Agua caliente.
14- Corre corazon.
15- Baila bien Pu.
Descargar

Agradecimiento Especial a Ruben Abel Eichhorn de General Ramirez  por compartir este material.

miércoles, 14 de enero de 2015

Las carneadas

En el campo era común que cada familia tuviera cría de cerdos, cuya carne en el transcurso del año era convenientemente utilizada.
La tarea diaria de alimentarlos y darles de beber arrojaba sus frutos posteriormente ya que siempre se empezaba por los más chiquitos: los lechones.
Los lechones siempre tenían que estar a punto ya sea para consumo propio, alguna visita inesperada de algún pariente o por la llegada de compradores de la ladea o de la ciudad.
Se elegía a un par de ellos, que se suponía podían tener un desarrollo mejor que los otros, pensando en un futura faenada, por lo cual eran bien alimentados y se debía dejar pasar el tiempo nada más.


Debía esperarse días fríos para la carneada y previo a ello se habían adquirido ya las tripas, la madeja de piola y los ingredientes para condimentar la carne.
El día señalado comenzaba la labor bien temprano, calentando cantidad de agua, que era utilizada para limpiar (pelar) el cerdo recién faenado, llevando este trabajo un par de horas, a pesar de los cuchillos filosos que rasuraban toda la piel y quitaban por completo los pelos.
Cuando se ultimaba al chancho, se guardaba la sangre para la elaboración de las morcillas; al eviscerarse al animal se aprovechaba su corazón, hígado y estómago.
En el trabajo de la carneada participaban varias personas, hombres y mujeres, que realizaban distintas tareas durante el día. Unos trozaban y molían la carne vacuna, otros cortaban y trozaban el cerdo, para su posterior molida; otros a cocinas o preparar el rico asado.
La carne picada era colocada en bateas de madera, donde se mezclaba la vacuna con la porcina, condimentándose todo para dejar estacionar.
Posteriormente y utilizando la picadora de carne manual, se comenzaba con el embutido de los chorizos, que eran elaborados para su secado en largas cañas adheridas al techo.
Para embutir se destacaba la habilidad de algunas personas. Quiero resaltar el caso de mi madre Catalina Lechmann de Gareis, por la dedicación y esmero en la tarea. Los chorizos salían compactos y de muy buen gusto. Se veía además la rapidez para atar los embutidos.
Los chorizos blancos y las morcillas tenían idéntica ubicación, no así el famoso queso de chancho y las paletas.
Una de las delicias que guardo en mi mente, es la panceta o tocino, que se consumía crudo con pan o simplemente frito en la sartén, tanto a la mañana como a la noche, muchas veces acompañado de un buen café negro (Schwartz kafee) para quitarnos el frío.
La jornada era agotadora, pero no se perdía tiempo, pues todos saben que en invierno los días son cortos y debía aprovecharse la luz natural. Aún así siempre quedaban tareas que se finalizaban al día siguiente en que se veía el resultado: los chorizos en las cañas.

Por Jorge Alberto Gareis Lechmann

domingo, 11 de enero de 2015

Herencia del Volga - A Toda Nuestra Gente... '2011'

Es primer volumen de este grupo de chicos de  San Nicolás provincia de Buenos Aires con temas y ritmos tradicionales
Album: A toda nuestra gente.
Bitrate: 128.
Tamaño del archivo: 28.3 Mb.
Caratulas: Frontal .
Año: 2011.
Sonido: Excelente.
01- Polka Santa Anita.
02- La paisana.
03- A Raúl Metz.
04- A los amigos de Bovril.
05- Como el marinero – Sacate la ropita .
06- Al ballet Mir sein so .
07- A Concepción.
08- Homenaje a Héctor Schmidt .
09- Viejita llevame a casa.
10- Marcha del Inmigrante .
11- Isabella.
12- Rancherita tradicional.
13- La linda.
14- Herencia del Volga.
Descargar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...